¿Recuerdos falsos? ¡Si mi memoria no me engaña!

Normalmente cuando hablamos de nuestros recuerdos lo hacemos con una cierta seguridad, es más hay veces que juramos y perjuramos que algo ocurrió de una manera concreta. Sin embargo, Margarita Diges, experta en memoria y en cómo se recuerdan los eventos, nos va a poner en un brete muy duro, ¿y si nuestros recuerdos fueran falsos?

Esta obra, recoge varios textos sobre los principales estudios sobre la memoria, la formación de recuerdos y sobre el ejercicio de recordar, para hacer un recorrido muy interesante. Esta obra va a demostrar que nuestra memoria no es una foto inalterable y que es más relativamente fácil engañarla. Esto demuestra que ni el lenguaje no verbal es el todo fiable y que si alguna vez te dicen que con la hipnosis recordarás todo sin ningún problema, también desconfía.

Es un libro muy completo y bastante asequible. Yo lo leí en 2º de carrera de psicología y no me resultó demasiado duro leerlo, aunque es verdad que al final presentan investigaciones como tal, por lo que alguien poco acostumbrado a leer artículos científicos o con nulos o pocos conocimientos de estadística puede sentirse un poco perdido.

Aspectos positivos…

Es un libro muy completo. De una manera seria y sencilla demuestra con experimentos, vivencias de los autores y de las autoras, como al recordar hacemos cambios del recuerdo. Pueden ser pequeños detalles o el cambio de color de un vestido o incluso de lugar y año. Da igual lo seguro que estés de recordarlo, quizás sea erróneo.

A su vez también se presentan los problemas que suceden con la sugestión que puede ejercer un terapeuta sobre una persona, como en la película «Regresión» de Amenábar. El poder de autoridad ejercido sobre una persona en un estado emocional alterado puede resultar fatídico, sino recuerda el experimento de la cárcel de Philip Zimbardo.

Por último, también presenta los problemas a la hora de interrogar a una persona. Dependiendo de cómo se haga éste, se puede inducir a la persona a dar una descripción u otra, y aunque no se le sugestione para ello, también hay que tener claro que los recuerdos con el tiempo se van distorsionando.

Aspectos negativos…

Ya adelantábamos un punto negativo al principio de la entrada… el final del libro es un tanto árido, salvo el epílogo, ya que son varias investigaciones. Son muy interesantes, pero rompen con el ritmo que llevaba el libro y si no eres psicólogo y/o estás acostumbrado a leer artículos científicos puede resultarte difícil o imposible entender lo expuesto.

Otro punto negativo es que en algunos momentos se explaya demasiado con el ejemplos. Dependiendo del capítulo pone muchos ejemplos o relata experiencias bastante largas, en las que una vez más vuelve a explicar la teoría que explicaba antes de presentar el ejemplo.

Por último, aunque es bastante lógico, la parte de las implicaciones legales, está basado en el sistema judicial estadounidense, por lo que para otros países es un poco irrelevante. Yo no soy experto perito ni mucho menos, por lo que sería interesante poder saber si actualmente esto se tiene en cuenta o no.

Valoración final…

Si estás interesado en la memoria, en cómo recuerdas, no en las demencias, te dedicas a la psicoterapia y/o haces interrogatorios o recogidas de testimonios en tu trabajo o como hobby, este libro te puede resultar realmente útil. Es verdad, que Milton Erickson tenía esto en cuenta y lo muestra en el primer volumen de sus escritos

Ten en cuenta, que el libro es una compilación de los textos más importantes, por lo que están escritos con lenguaje de la psicología, asequible a cualquier persona, pero extraño si no estás acostumbrado. Además, no te lleves un susto al final, cuando veas tablas, porcentajes y nombres extraños como ANOVA, son los artículos de los que hablábamos antes.

Si te interesa, lo puedes encontrar aquí

3 respuestas a «¿Recuerdos falsos? ¡Si mi memoria no me engaña!»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: