Un antropólogo inocente, la otra cara de la investigación

Si quieres hablar sobre Nigel Barley tienes que tener en mente sí o sí su magnífica obra Un antropólogo inocente. Ésta habla sobre el proceso que tuvo que hacer este célebre científico en su estudio de caso de la población dowaya. Una población situada en Camerún.

Quizás dicho así no te resulte muy interesante, ya que los estudios, sean de la rama que sean, suelen ser densos y poco interesantes. Sin embargo, el autor prescinde de todo detalle técnico y aburrido y nos trae su  vivencia a la hora de recoger todos los datos  sacar las conclusiones. Toda la obra está regada de ironía y un montón de sorpresas. Pasemos a hablar un poco de ellas…

Aspectos positivos…

Lo he dicho antes y lo repito, Un antropólogo inocente tiene una gran dosis de humor. Si te gustan las obras del célebre Tom Sharpe, como Reunión tumultuosa o la saga Wilt, entonces te va a encantar esta obra. En ningún momento vas a sentir que estés leyendo un estudio tedioso y académico.

Freud describió el funcionamiento obsesivo en su célebre libro conocido como El hombre de las ratas. Si el padre del psicoanálisis siguiese vivo en la época en la que se publicó esta joya, seguramente se la hubiera recomendado a sus pacientes obsesivos. El autor, nos relata como va descartando sus hipótesis y como debe ir haciendo renuncias a sus conclusiones previas y aceptando su ignorancia. ¡Cualquiera diría que hubiera pasado por un proceso analítico!

En este caso el antropólogo nos demuestra lo estúpidos que nos hacen quedar cuando nuestros estereotipos toman la delantar

Aspectos negativos…

Odio la ciencia…

Valoración final…

¿A qué esperas a comprar esta joya?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: