¿Todo es emocional en el siglo 21?

A cada día que pasa aparece una nueva dictadura, la dictadura emocional. Cada vez nos vamos encontrando con más y más proyectos en dónde el foco de atención está puesto en las emociones o bien en su correcta gestión, en su inteligencia, etc. Sin duda, son importantes, pero actualmente hay incluso ¡flamenco emocional!

Hace tiempo, gracias a un regalazo de Gedisa pudimos ver la importancia del baile para una buena salud cerebralpero ya os aseguro yo que la autora no apoyaría nunca la idea de que pueda haber un baile con el objetivo de poder ayudar a gestionar las emociones.

¿De qué nos podemos fiar?

A mí me encanta el dicho «el sentido común es el más común de los sentidos». Fíate de tu intuición, es decir, no todas las cosas inventadas o heredadas durante la historia de la humanidad pueden servir para todo. Sin lugar a dudas, la escritura es un arte y un aspecto que tenemos que seguir cultivando, mas la escritura, por ejemplo, por sí misma no puede ayudarnos a gestionar nuestras emociones o calmarlas.

Es verdad que es un muy buen canal para poder poner en palabras un dolor o algo que nos pueda pesar. Sin embargo, escribir por escribir, solo sirve como método catártico. Insisto con la escritura, porque el mismísimo Boris Cyrulnik, que domina la pluma con gran arte, avisaba en su clásico Escribí soles de noche que ningún arte en sí mismo cura, sino que hay que darle una vuelta de tuerca más. Sino, solamente es revolver el dolor una y otra vez, algo parecido a lo que le sucedió a Alice Miller.    

También tienes que tener mucho cuidado con las pseudociencias, ya que normalmente suelen poner el foco en un aspecto excesivamente concreto, las emociones como habrás podido adivinar, y normalmente con el discurso «tú tienes la culpa»El aspecto emocional también es uno de los grandes feudos de la psicología positiva, ahora ya no está tan en boga, pero todavía quedan algunos focos importantes. En su vertiente más peligrosa y radical afirman que el positivismo es lo mejor, es decir, ver siempre el lado bueno de las cosas.

Gracias a Rafael Pardo y su magnífica obra Felicidad tóxica, vas a tener una visión científica, clara y asequible para todo el mundo que te permitirá conocer con más detalles el peligro que radica en este tipo de pensamientos y/o corrientes.

¿Además del aspecto emocional, qué hay?

Hablar sobre las emociones humanas y no hablar del cerebro y la biología humana en general es un gran error. Es verdad que no solamente somos hormonas, neurotransmisores, etc.; pero tampoco es todo emoción y sentimiento

El mejor ejemplo es el amor. El amor es una emoción que genera grandes cambios a nivel global del ser humano, sino mirad a Romeo y Julieta (extrañamente siguen siendo un ideal, extraño cuanto menos, de amor). Ha habido personas que han matado en su nombre, otras que han muerto y otras tantas que han comenzado revoluciones.

No se puede entender ningún aspecto emocional sin tener en cuenta nuestro estado biológico. Esto no es algo nuevo, sino que le pregunten a Wilhelm Reich, antes de enloquecer, o a Alexander Lowen, el padre de la bioenergética. Actualmente, se habla de psicosomática y de psicoinmunología. Es verdad que en ambas corrientes hay dos vertientes, aquella que acude más a lo psíquico como puede ser Pierre Marty o Luis Chiozza y también aquellas que atienden más a los aspectos biológicos o cerebrales. También las hay de una corte más intermedia, como la teoría Polivagal.

Esto tampoco es algo nuevo, ya que la importancia a los aspectos emocionales viene desde la antigüedad. La ayurveda, que tan de moda está ahora, o la medicina tradicional china son solamente algunos de los múltiples ejemplos que te puedes encontrar.  Te recomiendo que todo lo que leas y aprendas de estas corrientes, lo cojas con pinzas, ya que hay aspectos que no son del todo veraces.

¿Mente vs cuerpo o mente y cuerpo?

Para rematar todo lo anteriormente comentado, solo os quiero presentar de nuevo a António Damásio.  Éste científico es experto en neurociencias y también conoce muchos aspectos de las emociones. El libro más interesante, desde mi punto de vista, es el Error de Descartes, incluso he hecho un podcast sobre el mismo.

En este caso, él explica cómo las emociones y el cerebro están en comunión y plantea una hipótesis muy interesante sobre la comunicación cerebro y corazón. Lo mejor es que leas el libro para que te puedas enterar del  todo.

Bibliografía recomendada

Aquí os dejo algunos libros de los que he ido hablando a lo largo del post y que creo que te pueden orientar muy bien a la hora de tener que escoger de qué te puedes fiar o no.

Relación mente y cuerpo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: