¿Qué es el efecto nocebo? Enemigo acérrimo del placebo

nocebo

Es muy habitual hablar del efecto placebo, tanto en el mundo de la investigación como en el coloquial. Sin embargo, no nos podemos hablar de su gran némesis, ¡el efecto nocebo!

La diferencia es muy clara, el efecto placebo se presenta cuando creemos que un medicamento o intervención más o menos invasiva nos va a reportar salud  o mayor bienestar. Un ejemplo claro es de las pseudociencias, en dónde creemos que por hacer un ritual podemos sanar.  Si mejoramos, es por otros factores no por el ritual en sí o también nos podemos quedar igual. Los fármacos tienen una parte de efecto placebo, la confianza que ponemos en la persona que nos lo receta o el personal de la farmacia dónde lo compramos.

Sin embargo, también existe le efecto nocebo. Éste es justo al contrario, creer que algo no va a ser saludable, lo cual hace que en caso de que tenga algún efecto potencialmente saludable éste se reduzca o que algo que es inocuo resulte dañino.

¿Es importante conocer este efecto?

Nuestra mente algunas veces nos puede jugar malas pasadas. Tenemos desde las ilusiones ópticas de la clásica escuela alemana de la Gestalt, hasta el mundo onírico, en dónde hay personas que disfrutan de una gran libertad creativa y otras se encuentran sufriendo enormemente.

La psicología positiva ha hecho un gran hincapié en dar a conocer la importancia de poder pensar de manera positiva y los beneficios que tiene para la salud, aunque no nos olvidemos de ir con pies de plomo…

La sombra del efecto nocebo en los síntomas

Como ya se sabe muchísimos fármacos o todos tienen algún efecto secundario. Los hay cuyos efectos son muy probables y notorios, como la caída de pelo en la quimioterapia o aquellos que se presentan muy de vez en cuando como zumbido en los oídos al tomar ibuprofeno.

Sin lugar a dudas, cualquier fármaco nos puede generar alguna vez efectos secundarios y no siempre tiene por qué ser gracias al efecto nocebo, pero éste los puede amplificar en caso de que tengan que estar.

Otra forma de entenderlo puede ser gracias a Patch Adams, el padre de la risoterapia. La risa como tal no es una rama terapéutica, pero sí que puede ayudar a sobrellevar experiencias muy complicadas como los procesos oncológicos. Si te interesa investigar un poco más, te recomiendo este regalazo de Bibiana Ripol, Mi único sí. Es decir, si durante el tratamiento mantenemos una actitud pesimista y depresiva, tendremos peores resultados.

Mejoría reducida

Actualmente se habla mucho sobre los efectos del estrés tan dañinos en la salud y poco a poco se va hablando cada vez más sobre la importancia de aumentar nuestros niveles de oxitocina en nuestro día a día, la hormona del placer.

Esta hormona también puede aparecer mientras tenemos una charla amable y alegre. Esto es extrapolable a la confianza que podemos depositar en la persona que nos de el tratamiento. La bata blanca, por ejemplo, pone una distancia entre médico y paciente que puede aumentar este efecto.

Ámbito de la investigación

Sin duda, el efecto placebo en el mundo de la investigación ha sido ampliamente estudiado para así decidir cuándo un medicamento, tratamiento, etc.; es eficaz o no. Sin embargo, hay datos que demuestran que dependiendo de los detalles que tengan las personas pueden tener una reacción negativa ante el experimento.

Cuanto más sepamos sobre este efecto, podremos presentar los tratamientos de una manera más adecuada para así conseguir que el efecto nocebo sea lo más ínfimo posible y así aumentar los beneficios del mismo.

¿Conocías esta realidad respecto a las investigaciones? Si te dedicas a la investigación y puedes arrojar más luz sobre este tema, ¡estaré encantado de poder leer tus aportaciones en los comentarios!

¿Dormir de verdad es tan importante?

dormir

Muchas veces escucho en consulta a personas que explican que están durmiendo mal o simplemente que durmiendo unas 5 horas ya les vale, que dormir está sobrevalorado.

Es más, hay trabajos en los que impiden un correcto descanso, como pueden ser los nocturnos, sean continuamente o por turnos; gran exigentes o aquellos en los que las horas extras se dan por supuesto. Esto seguramente te resultará conocido, ya que la precariedad laboral puede ser tu realidad o la de alguna persona cercana a ti.

El anterior párrafo no es solo una proclama política, sino que es un factor que también afecta al durmiente, ya que no solamente las horas de sueño son las importantes, si no también su calidad.

¿Cómo le afecta el sueño al cerebro?

En muchísimas culturas la noche tiene una importancia muy grande. Desde trampolín para grandes relatos mitológicos, hazañas históricas e inspiración para grandes artistas.

A su vez, se han dedicado ríos de tinta a los sueños, síntoma más característico de cuando dormimos. Es más, de vez en cuando se oye «yo no sueño nunca» y la ciencia ha demostrado que no es así, siempre se sueña, aunque no lo recordemos.

Desde chamanes en América hasta científicos como Sigmund Freud, padre del psicoanálisis, han dedicado tiempo y escucha a poder entender qué secretos pueden encerrar elementos tan escurridizos como son los productos oníricos.

¿Qué sucede cuando dormimos?

Nuestro cerebro cuando estamos descansando, al contrario de lo que se intuye, es el momento en el que más actividad tiene. Pero eso lo veremos más adelante.

Al principio, el cerebro se va relajando, las ondas cerebrales se van volviendo más lentas, sin embargo, llega un momento en el que el pico de actividad cerebral pasa a ser muy alto. De hecho, el más alto de todo el día, en la famosa fase REM. En este momento es cuando se sueña y es más complicado despertarnos.

Es muy habitual que los ojos se nos muevan a gran velocidad, este fenómeno es conocido como MOR. No siempre está, pero siempre que está significa que la persona que está durmiendo está en la fase REM.

Las neuronas al dormir

Al cerebro le gusta dormir, es más lo disfruta tanto que es el momento en el que refuerza el sistema inmune, limpia de toxinas el cerebro e incluso consigue hacer un barrido de todos los datos que no han tenido un impacto emocional en la persona

Esta limpieza tiene propiedades preventivas para las enfermedades neurodegenerativas, ya que hay una relación entre las toxinas que no se depuran durante la noche y el alzhéimer, por ejemplo.

A su vez, si quieres estudiar cualquier cosa, dormir bien, te va a permitir que el cerebro pueda mantener una mejor atención, a la vez que lo que aprendas se vaya a quedar mejor fijado en tu memoria.

¿Cuándo es mejor dormir?

El cerebro, tiene un sistema para la vigilia – sueño muy curioso. Cada vez que se oscurece, el cerebro piensa que se acerca el momento de dormir y comienza a segregar todas las hormonas que te van a inducir la sensación de necesitar descansar.

El ejemplo más extremo, es el de las gallinas, que cuando no hay luz, se quedan dormidas ipsofacto. En el caso de los humanos no es tan extremo, de lo contrario nuestra supervivencia estaría en constante peligro. Sabiendo esto, seguramente entenderás mejor el por qué en invierno las personas se sienten más cansadas.

Cambios en el humor

No dormir correctamente va a hacer que estés más irascible, más olvidadiza y te vas a frustrar mucho más. Actualmente hay una gran tasa de estrés y no permitirte descansar lo suficiente va a conseguir que nunca dejes de estar estresado.

Dormir es fundamental para aparcar las tensiones del día. No sólo a nivel fisiológico, necesitas sentir que ha habido un parón en tu actividad, es decir, en ese problema, que seguramente persistirá al día siguiente, pero tiene un principio y un fin. Si no sientes esto, es imposible relajarte.

Aquí te dejo un pequeño libro, que me ha parecido bastante interesante, desconozco si merece la pena, pero la verdad tiene muy buena pinta. Es importante, que seas capaz de regular tu propio sueño, conoce cuantas horas necesitas, formato, etc.

¡Stendhal menudo síndrome que eres!

Stendhal

Es curioso como una experiencia tan «sencilla» como ir a ver una obra de arte, puede acabar dando lugar a uno de los síndromes más interesantes y curiosos. Stendhal era un escrito francés que fue paseando por Florencia y en un momento dado después de ver todo el arte que tiene la famosa ciudad italiana para ofrecer sufrió unos síntomas bastante curiosos.

A ver si el cerebro no va a ser ni tan listo ni perfecto, como algunas pseudociencias nos quieren hacer creer…

¿Qué es el Síndrome de Stendhal?

Si alguna vez has sentido una mezcolanza de taquicardia, fatiga, sudoración, sensación de desorientación, ahogo y presión en el pecho, mareos y visión borrosa, emociones extremas de alegría o tristeza, delirios, alucinaciones ansiedad y estrés descontrolado después de ver una obra de arte, entonces es posible que hayas sufrido el Síndrome de Stendhal.

Es verdad, que quizás te has sentido mareado o ansioso en un momento dado. Es evidente, que no estás sufriendo este síndrome. Es posible que hubieses ingerido algo en mal estado y eso hizo que te sintieras mal. Es decir, no puedes coger los síntomas sueltos y creer que tienes ese síndrome. Necesitas haber estado expuesto a numerosos estímulos, normalmente de carácter artístico y después de esa experiencia, sentir esos síntomas.

Actualmente se ha visto que también hay personas que sufren una amnesia temporal. No tan grave como para que uno no sepa quién es, su nombre, etc.; mas no recordaban ni dónde estaban ni por qué. Insisto, en algún momento nos podemos despistar, pero al momento recordamos qué queríamos o por qué íbamos a un sitio concreto.

¿Tiene alguna aplicación?

Aplicación directa, que yo sepa, no hay. Dudo que nadie quiera conseguir que alguien sufra los síntomas que hemos comentado. Sin embargo, desde que se supo este curioso efecto en el cerebro, se decidió que en varios puntos de Florencia tenía que haber varios puestos sanitarios para poder atender a las personas que relatan dichos síntomas.

Está claro, que no van a derruir semejantes obras de arte, por una parte por la gran pérdida a nivel artístico, arquitectónico y monetario. La solución más sencilla fue la de los puestos de atención y además nos recuerdan que la ciencia se construye dato a dato. Cada vez que se atiende a una persona, se hace un pequeño registro y estos datos sirven para poder actualizar sintomatología, población de riesgo y un larguísimo etc. Si  te interesa este mundillo de la investigación, te recomiendo que ojees este libro, ¡te ayudará!

Pero no todo queda en la psicología… , recuerda que muchos de estos libros, aunque se digan científicos pueden ser muy mentirosos; el arte más inesperado se ha aprovechado de este síndrome, entre otras muchas cosas. Estoy hablando de la… ¡MAGIA!

Quizás te parezca raro o curioso, pero fíjate en grandes magos como Juan Tamariz, Dani Daortiz, El Mago Pop o Shin Lim, hay muchísimos más evidentemente; todos ellos utilizan numerosas distracciones, discursos algunas veces enrevesados y otras veces muy fáciles de seguir, pero con muchos gestos por ejemplo. Cualquier profesional de la magia tiene esto muy claro, de manera intuitiva o con teorías psicológicas diversas; pero una de las grandes bases es este síndrome el de Stendhal.

Muchos estímulos con movimiento, cambio de luces, cartas o monedas que suben, bajan, sonidos, etc.; en un lapso de tiempo pequeño nos pueden producir una micro sensación similar a la de este síndrome, sobre todo la desorientación.

Hasta aquí vamos a hablar del viaje del señor Stendhal, si te has quedado con ganas de más, seguro que puedes encontrar muchísimas publicaciones científicas sobre el tema. Si es así, no dudes en comentar todo lo que vayas descubriendo y ¡así nos enriquecemos toda la comunidad!

Pierre Marty, el psicosomatólogo europeo de 1918 – 1933

pierre marty

Si alguien hable sobre psicosomática desde la perspectiva psicoanalítica tiene que mencionar sí o sí a Pierre Marty. Este autor francés se formó en medicina, en la misma década que Jaques Lacan, aunque a diferencia de este autor, él no se centró tanto en la psicopatología; sino que fue a investigar que la relación cuerpo – mente.

Este autor en Europa tiene muchísima relevancia, la misma que puede tener Luis Chiozza en Latinoamérica. A diferencia de otros autores de la época, él no reinterpreta a Freud, sino que amplía los estudios sobre el soma. Partes de la teoría de Pierre Marty tienen mucho en común con estudios que están haciendo sobre la psicoinmunología y también sobre el TLP.

¿Qué tiene este autor para que sea tan importante? 

Lo primero que hay que decir es que sigue con el espíritu científico del padre del psicoanálisis, al igual que John Bowlby dictamina en este libro. Un ejemplo de lo que aquí comento es la guía que el autor marca, en las personas que tienen cáncer o enfermedades estomacales graves, es importante ver si en los 6 meses previos al inicio  de esta enfermedad ha habido un duelo.

Es más, en este libro el autor recoge varias estadísticas en relación a la aparición de un cáncer por motivos psicosomáticos y la estructura psíquica que tenga la persona y sobretodo cómo haya superado el edipo, en los casos en los que haya neurosis.

Si tienes interés, puedes pinchar aquí para ve todos los libros del autor. 

Psicoinmunología, una actualización de la psicosomática del siglo 21

psicoinmunología

Como todo en esta vida las cosas tienen que avanzar y así lo hace también la psicosomática. En este caso, lo más nuevo es la psicoinmunología, una rama de la psicología de la salud que se interesa por saber qué cambios conllevan nuestro estado emocional, mental y tu alimentación en la salud en general. Es más, influyen en la calidad de tu sistema inmune, ahora veremos por qué.

Luis Chiozza en este libro ya nos avisa que el hígado y el intestino alojan muchas bacterias que van a conseguir alterar la segregación de seretonina y dopamina se da en gran parte en el intestino y cuando éste se inflama esta producción desciende notablemente, con la consecuencia de tener un peor ánimo etc. Es más, tener una buena micriobiota te va a permitir prevenir algunas enfermedades o poder apoyarte a poder superar momentos tan complicados como la depresión.

El psicoanálisis defiende a capa y a espada que lo importante es que todo pase por la palabra. Es verdad que Sigmund Freud se dio cuenta de que es importante tomar la medicación como se recomiende, etc.; pero que lo mejor para cualquier ser humano es que se le escuche y que pueda expresarse como pueda. Un buen complemento a la psicoinmunología podría ser este: la cura por la palabra.

En definitiva, si cuidas tu alimentación vas a poder mejorar la salud emocional y a su vez vas a poder ser más feliz. Sin embargo, recordad que Albert Rams en este libro, puedes escuchar la reseña también, nos enseña que de los momentos más complicados también se puede salir adelante. Si te interesa saber un poco más de la gestalt y el cuerpo te recomiendo que leas la última obra de Pedro de Casso, un buen recorrido por toda la obra de Fritz de Perls.

También podemos cuidar nuestra salud y nuestro sistema inmune con algo tan simple como con el baile, ¿curioso verdad? Desde ayudarnos a reír incluso hasta recuperarnos de una lesión cerebral. Es verdad que cuerpo y mente no están separados, no sabemos todavía con exactitud cómo es esta unión. Sin embargo, la psicoinmunología es el mejor ejemplo de ello.

En esta corriente no se puede se habla más de correlaciones que de conclusiones certeras, por lo que es importante tener en cuenta que si lees un artículo que de muchas por su puesto y saca conclusiones cerradas, entonces lo mejor es que lo dejes. Recuerda que pocas veces se pueden encontrar razonamientos causales, si lees muchos échate a temblar. La psicoinmunología es una ciencia bien consolidada, pero todavía muy joven.

Os dejo algo de bibliografía para ampliar conocimientos:

 

¿Tus sentimientos siempre son verdaderos? La duda del siglo 21

sentimientos

Hace tiempo hablamos sobre un manual rompedor con las ideas actuales, Sé tú mismo, un regalazo de NED ediciones, que una de las grandes mentiras de hoy en día es que todos nuestros sentimientos no es verdad. Así si dicho, es muy rompedor, ya que hay mucho charlatán que dice que todo lo que sientes es verdad o esz lo verídico, normalmente pseudociencias.

Hay muchas pruebas de que lo sentimos no se corresponde con la verdad. Las más evidentes son el dolor reflejo y el síndrome del miembro fantasma. António Dámasio ya nos lo demuestra en su magnífica obra. Es decir, podemos estar muy seguros de nuestros sentimientos, pero quizás toda esa seguridad sea falsa.

La primera hace referencia a que nosotros podemos sentir que nos duele el brazo y sin duda así lo sentimos, pero la lesión se encuentre en hombro o en el cuello, solo que el cerebro nos da la señal de dolor en el brazo. Evidentemente con esto no quiero decir que mintamos o que no sepamos localizar el malestar, pero sí que nuestro cuerpo nos puede «engañar».

Otra prueba es el síndrome del dolor fantasma, una dolencia muy común en personas a las que se les ha tenido que practicar una amputación. Estas personas te dicen, en casos con muchísimo detalle, que les duele el pie o incluso que le pica el gemelo, por ejemplo. Estas personas no alucinan y tampoco tienen problemas de depresión o cualquier problema de salud mental.

No solamente la salud es la que nos avisa de que nuestro cuerpo nos engaña, sino que desde la época de Buda ya se habla del Ego, término que han cogido muchísimas corrientes espirituales, eso que nos engaña. Fritz Perls en sus primer libro ya apuntaba maneras y luego en su última etapa hace mucho más hincapié. En esto es en lo que se ha basado Claudio Naranjo, además del cuarto camino. El que mejor explica toda esta etapa de la Gestalt es Pedro de Casso.

Sin embargo, también desde el piscoanálisis también se ha hablado sobre las trampas que nos podemos hacer a nosotros mismos, desde los mecanismos de la defensa hasta el imaginario lacaniano. Incluso cuando el inconsciente habla en los sueños hay estrategia de nuestra psique que nos impide verlo claramente y a la primera. Nuestros sentimientos más ocultos, suelen salir de manera camuflada en el mundo onírico, interesante, ¿no?

Con todo esto te animo a que cuando tú creas que tus sentimientos sean unos u otros o que otra persona ha reaccionado frente a tu comentario de una manera, te plantees a ver si eso que lo sientes tan claramente es verdad o quizás sea un desliz de tu cerebro, puesto que la psicología social ya ha demostrado que la realidad no es una.

Te dejo algo de bibliografía que te pueda interesar:

Nuestra mente nos engaña, desde una perspectiva cognitivo conductual.

Terapia Gestalt: La vía del vacío fértil, de Francisco Peñarrubia. Una guía muy interesante para poder reconocer también como vivimos nuestros sentimientos y con como concuerda estos efectos con nuestra propia historia. 

Manual de Psicoanálisis para Terapeutas: Veinte lecciones introductorias y una brújula translacaniana,  del psicoanalista Javier Arenas

Adriana Schnake

Esta autora es una psiquiatra especializada en la terapia Gestalt y también participó en la fundación de la AETG, Asociación Española de Terapia Gestalt, al igual que otros tantos, como Francisco Peñarrubia y Albert Rams.

Al principio solo se enfocó en la terapia gestalt individual, pero luego pasó a trabajar con grupos y finalmente escribió sobre psicosomática, pero no desde un punto de vista psicodinámico, sino desde la gestalt. En este enfoque no se busca que fantasía hay a nivel inconsciente, como lo hace Luis Chiozza, o qué traumatismo o regresión existe en la persona, como Pierre Marty.

Desde su punto de vista, hay que ver qué papel juega tu persona con ese dolor, un enfoque parecido al propuesto en el libro «El cuerpo emocional«. Desde esta perspectiva es mucho más complicado sacar líneas generales, pero en cambio marca unas pautas que se pueden seguir, para que cualquier persona pueda hacer el viaje de conocerse a sí mismo y saber por qué le duele una parte del cuerpo y no otra.

Os dejo una lista de sus obras, ¡espero que os gusten!

¿Por qué enfermamos? La historia que oculta nuestro cuerpo

enfermamos

En esta ocasión, os traigo una buena pregunta, ¿enfermamos por casualidad o tiene algo que ver nuestro inconsciente? Freud apostaba por un sí rotundo, ya que tenía claro que el soma, el cuerpo, sí que tenía mucha relación con el inconsciente. António Damasio nos da algunas pistas que caminan en esta dirección en su obra clásica

La reseña de hoy trata sobre un libro de Luis Chiozza, el famoso psicosomatólogo argentino. En este libro nos vuelve a explicar su teoría, pero en vez de centrarse en órganos concretos, como en Corazón, hígado y cerebro, explora qué fantasías inconscientes guardan algunas enfermedades, como el cáncer o el herpes ocular. Si has leído previamente Psicoanálisis de los cuentos de hadas o nuestro resumen, posiblemente puedas captar muchos más detalles de esta magnífica obra. 

Aspectos positivos…

El libro es bastante claro y en este caso, la introducción sí que hace de base para poder entender el resto del libro y comprender el punto de vista del autor, ya que relata qué entiende él por soma, inconsciente y diversos términos psicoanalíticos. Si te interesa conocer algo más sobre este mundo quizás te interese conocer al padre del psicoanálisis, a su hija o a alguna de nuestras descargas.  

Las historias son muy completas, además de exponer sus conclusiones psicológicas, también expone la historia clínica de la persona, por lo que sí eres médico y/o psicólogo podrás beber de ambas fuentes y sacar tus propias conclusiones. Es verdad que si perteneces al primer grupo posiblemente seas capaz de entender mucho más, ya que el autor es médico y a pesar de que escribe claro, se nota el lado médico. Esta queja también la tienen los lectores de Pierre Marty.

Las historias en sí no son ni repetitivas y tampoco son siempre las mismas conclusiones. Con esto me refiero a que no me ha dado la sensación de que se eche flores constantemente y sea como un pavo real que reluce sus plumas. Son variadas y las estudia desde varios puntos de vista. Muestra muchas razones por las cuáles enfermamos de distintas formas y también por qué lo hacemos de una manera u otra. 

Aspectos negativos…

Es una pena que el autor solamente se fije en los escritos de Freud, porque sería interesante que pudiese comparar sus conclusiones con las de Pierre Marty, por ejemplo. Ambos autores estudian por qué nos enfermamos de una manera u otra, ya que no siempre es aleatorio. 

A mí no me queda claro si los pacientes a los que atiende el autor son neuróticos, psicóticos o límites, es verdad que mis conocimientos sobre las estructuras psicoanalíticas son reducidos. En muchos de los casos creo que son neuróticos, porque sus fantasías son edípicas, pero no lo sé con seguridad,¡a ver qué te parece a ti!

He echado de menos un diagrama o una copia del protocolo del análisis patobiográfico. Me puedo hacer una ligera idea sobre qué se pregunta y sobre qué versan las entrevistas, pero el haber podido leerlo hubiera sido la guinda del pastel.

Valoración final…

El libro vuelve a ser una obra maestra, más sencilla que el otro que hemos reseñado ya, pero sigue siendo psicoanálisis, por lo que en algunos momentos es muy complicado seguirle el ritmo sino te manejas bien en estos ámbitos.

A pesar de que solamente bebe de los textos freudianos para hablar de la psicosomática, se hace evidente que conoce a muchos autores famosos como Bion o Pichon-Rivière. Sería una obra maestra una comparativa entre las teorías de Luis Chiozza y de la escuela de psicosomática francesa, que tienen muchos puntos comunes y algunas diferencias.

Por último, me parece muy honesto y profesional por parte del autor el hecho de incluir los tratamientos e historiales clínicos, todos anónimos evidentemente, para que cualquier profesional de la salud pueda leerlos y poder hacer sus hipótesis, refutaciones, etc. Es decir, el autor asume que quizás se pudo equivocar, sin embargo es importante tener en cuenta que nos enfermamos por razones diversas a la genética o por la «mala suerte». 

Como siempre os animo a comprarlo y dejar en los comentarios vuestra opinión. Un muy fuerte abrazo psicofans y ¡¡¡mil gracias por leerme!!!

El cuerpo emocional

el cuerpo emocional

¿Tenemos un cuerpo emocional? Está claro que esta pregunta es extraña. Todos sabemos que tenemos emociones, aunque nos empeñemos en olvidarnos. Sin embargo, hablar de un cuerpo emocional significa que las emociones tienen un lugar mucho más importante, más allá de una reacción química ante un estímulo. Gracias al regalazo de la editorial Kairós, vamos a ampliar nuestra visión. 

En este libro Juan José Plasencia, el autor, hace un viaje por cada parte del cuerpo combinando estudios recientes sobre neuropsicología y la medicina tradicional china. Es una aproximación a la psicosomática distinta a la que se ha visto hasta ahora, como Luis Chiozza. A su vez, no sigue ni la corriente psicodinámica ni la gestáltica, El viaje ha sido muy interesante, ahora veremos más detalles…

Aspectos positivos…

El libro es muy ameno y no es necesario tener conocimientos ni médicos ni de psicología para poder entender lo que se comenta. Esto no significa que no resulte interesante y si te preguntas qué pinta este libro en el blog te animo a que conozcas a Adriana Schnake, una teórica de la gestalt muy importante. Ella también tiene claro que tenemos un cuerpo emocional que nos habla. 

Hace un repaso bastante descriptivo de todas las partes del cuerpo, por lo que si tienes alguna dolencia, posiblemente puedas ver una posibilidad en este libro, ¡aunque nunca dejes de ir al médico! Como el propio autor recomienda. Esto demuestra su seriedad, ya que nos es como las pseudociencias que te animan a que no acudas a la sanidad. Una de las primeras preguntas que hacemos los psicólogos ante una dolencia es, ¿has ido al médico?

Lo he dicho antes, el autor al principio declara de manera tajante el hecho de que es un libro divulgativo, por lo que es importante tener una mente crítica. Él afirma, con mucha razón, la existencia de un cuerpo emocional, mas todavía hay que seguir investigando. António Damásio, un neurocientífico de renombre mundial, ya dejó claro que el cuerpo y la mente está mucho más unida de lo que pensamos. 

Aspectos negativos…

No me gusta nunca cuando siguen el ejemplo de Clown Esencial en relación a las referencias, es decir, no poner ninguna. Es una pena, ya que sería interesante poder seguir rastreando las investigaciones. A pesar de esto, el cuerpo emocional sigue siendo interesante. 

El autor menciona varias veces «varios artículos neurológicos afirman que…», pero nunca los mencionan. El problema de esta afirmación es que sin los artículos no podemos entender correctamente qué es lo que dicen dichos escritos. Es importante saber cómo se configura nuestro cuerpo emocional, es decir, qué papel juegan la emociones en nuestro día a día. 

La medicina tradicional china, sobretodo la acupuntura, no se usa actualmente, ni siquiera en China, por lo que no sé hasta que punto los datos son fiables. El problema radica en que se apoya en técnicas y costumbres que no están ni muy actualizadas y sobretodo que ofrecen resultados contradictorios o complicados de seguir. No dudo de su veracidad, pero habrá que ver hasta que punto son eficaces esos métodos. 

Valoración final…

El libro es un buen inicio en la corriente psicosomática para cualquier público, sea psicólogo, médico o cualquier persona de otros ámbitos de conocimiento.

Juan José Plasencia combina de una manera muy interesante la neuropsicología con la medicina tradicional china. Con esta combinación se hace un viaje muy sencillo y comprensible sobre cómo la energía del cuerpo se puede quedar «atascada» en algunas zonas.

Es verdad, que no presenta referencias, aunque sí que menciona autores y artículos, y la medicina tradicional china no está tan aceptada actualmente.

Espero que este libro te ayude a seguir tu viaje de conocimiento y puedas mejorar tu salud. ¡Ya me contarás!

Psicosomática

¡Hola! Hoy os voy a presentar de manera muy sencilla y breve algo que actualmente está en boga, la psicosomática o también conocida como la relación cuerpo – mente.

El término psicosomática, suele ser más habitual escucharlo en círculos psicodinámicos o gestaltistas. En cualquier caso, este término hace referencia a la relación entre las enfermedades y el psiquismo.

Yo conozco dos formas de estudiarlas, ¿qué pasa en la psique cuando una persona enferma? y ¿qué función desempeña cada órgano o algunos en concreto a nivel inconsciente?

A la primera pregunta, la suelen responder los psicoanalistas, como Pierre Marty o André Green. A la segunda, lo hace un viejo conocido, Luis Chiozza, como vimos en su libro «Corazón, hígado y cerebro. Tres maneras de vivir la vida«. Autores gestaltistas, solo he encontrado a Adriana Schnake.

De los autores psicoanalistas no he leído nada, tampoco de los gestaltistas, pero os dejo una breve bibliografía de ellos para que me comentéis que os ha parecido y me indiquéis que es interesante leer.

Pierre Marty: Pierre Marty y la psicosomática (no es de él, pero está escrito con mucho rigor), La investigación psicosomática: Siete observaciones clínicas y La psicosomática del adulto.
André Green: ¿Por qué las pulsiones de destrucción o de muerte?.
 Adriana Schnake: La Voz del Síntoma, Los Diálogos Del Cuerpo y Enfermedad, síntoma y carácter.

Espero que los disfrutéis y que me recomendéis nuevos textos que leer!!!