Mejores libros para regalar sobre psicología

LIBROS

Están llegando las navidades y con esta época las dudas habituales ¿Qué puedo regalar? No tengo la idea magnífica, pero si tu ser querido le gusta leer y le gusta la psicología este tus post.

Regalar libros es una tarea complicada, ya que hay muchas opciones en las tiendas, editoriales, formatos, etc. En este post te voy a proponer muchas opciones en base a los criterios que suelo seguir yo, que son:

      • Editorial
      • Autoría

Si tienes alguna propuesta más, ¡no dudes en decirme!

Editorial

¿Por qué es importante saber la editorial de los libros?

Hoy en día el número de sellos editoriales es inmenso, por lo que saber escoger una casa especializada en psicología es importante, ya que lo que nos llegue a las manos o demos, será de buena calidad.

No es lo mismo comprar un destornillador de la marca Hasbro, que de una marca especializada en el mundo del bricolaje o construcción. Lo mismo ocurre con los libros de psicología, no es lo mismo buscar libros de autoayuda, que leer libros de psicología seria.

Da igual si la persona a la que vas a regalar es profesional de la psicología, estudiante o tiene esta afición. Seguro que encuentras el libro idóneo para regalar.

Lo que tienes que tener en cuenta a la hora de mirar la editorial, es ver qué ha publicado en otros libros sobre dicha temática, en este caso la psicología. Una forma sencilla puede ser usar el buscador de este mismo blog poniendo conceptos genéricos como «Psicología infantil«, «Psicología positiva«, «Psicoanálisis» o cosas más concretas como «Lenguaje no verbal» o «Como detectar mentiras» encontrarás diversos posts que te podrán orientar para no comprar pseudociencia y poder acertar al 100% con el regalo.

En caso de que no te de tiempo a buscar con detalle, te recomiendo que pongas en Amazon el nombre de la editorial y la palabra psicología, Nombre editorial Psicología, para ver si tienen más publicaciones sobre esta rama de la ciencia o si tienen únicamente ese libro.

Es verdad que esto no es una ciencia, algunas veces menos es más, pero en este caso, el que la casa que lo vende tenga experiencia siempre es un buen referente.

Mis recomendaciones

Seguramente ya sabrás que tengo una gran predilección por leer psicoanálisis y gestalt, pero la realidad es que leo un poco de todo, por lo que ahora te voy a recomendar en función de mis editoriales favoritas, pero de diversas corrientes.

Gedisa

Esta editorial tiene títulos muy interesantes de psicoanálisis, resiliencia y de psicología sistémica o también conocida como terapia familiar. Uno de los autores más conocidos en el mundo de la psicología y a nivel social es Boris Cyrulnik.

Te dejo aquí varios títulos:

Kairós

Esta editorial también ha editado muchos libros de psicología, pero en este caso se ha decantado más por otras ramas de la psicología. Las que vamos a destacar son: Psicología positiva, Psicología transpersonal Mindfulness. A su vez, dejaré un cuarto libro muy icónico.

Los títulos que te recomiendo son:

Desclée De Brouwer

Esta editorial cualquier persona profesional de la psicología conoce o debería, a nivel de Europa por lo menos. Tiene un catálogo de libros muy amplio y de gran calidad. Esta editorial también toca algunas corrientes anteriormente mencionadas, pero las más exclusivas suyas son: Manuales concretos para profesionalesManuales de corrientes terapéuticas concretas y Estudio del trauma. Quizás pienses que los dos primeros son similares, pero espera a ver mis recomendaciones y verás las diferencias…

Autoría

Al igual que en las novelas hay autorías muy famosas, como puede ser J.K. Rowling o Juan Gómez Jurado, que son personas que tienen fans por todo el mundo, lo mismo ocurre en psicología. En este caso, en vez de traerte a los archiconocidos, que es muy fácil que tengan todas las obras o las más famosas por lo menos, te traigo unos cuantos nombres muy conocidos en ciertos ámbitos.

Joël Dor

Este autor psicoanalista es de corte lacaniano, una corriente muy concreta, pero ha escrito muchas cosas sobre psicoanálisis en general. Si la persona a la que le quieres regalar le has escuchado hablar de Sigmund Freud, pero todavía no domina sus conocimientos,  los libros de este autor le pueden orientar muchísimo.

Lucy Vincent

Hay muchas obras que hablan sobre neurociencias y muchas son de una gran calidad, pero en este caso te presento a una neurocientífica que divulga de una manera concreta, explicando la función del cerebro en ciertos aspectos concretos de la vida de una persona.

Albert Ellis

Este autor, aunque en sus inicios fue psicoanalista, incluso se analizó con Karen Horney, ¡una de las analistas de Fritz Perls!; luego se decantó por la psicología cognitivo conductual. Albert Ellis, entre otras muchas cosas, escribió muchísimos libros, pero hubo una serie de ellos, que estaban dirigidos a poder acercar la psicología a la sociedad profana. Es verdad que los títulos de los libros pueden recordar a los de autoayuda, pero la realidad es que tienen veracidad y calidad.

Joseba Achotegui

No se puede hablar de la psicología social, sin mencionar la extensa obra de este magnífico autor. Todos sus libros están dirigidos a como entender las heridas que deja cualquier proceso migratorio, por lo que es adecuado para un gran número de personas, desde educadoras, trabajadoras y educadoras sociales, psicólogas y un larguísimo etcétera. Actualmente en casi todas los trabajos encontramos a personas migrantes, por lo que hay que saber cómo se pueden encontrar.

Los libros más interesantes, desde mi punto de vista son:

Hasta aquí llego con mis recomendaciones para las navidades de 2022. Espero que te resulten estos títulos y ¡que los libros que regales sean hechos con mucho amor!

La autoestima y la importancia de la mirada

autoestima

La autoestima es uno de los términos de la psicología que más se suele oír en cualquier conversación de la calle y también, me aventuro, una de las cosas que más preocupa a la población en general.

Es verdad que en la adolescencia suele venir las grandes preocupaciones sobre quiénes somos, quiénes somos para las demás personas y cuando la frase estrella es «tengo una baja autoestima». En parte es lógico por todos los cambios hormonales que se suceden en esta época y también, porque a nivel psicológico todas las normas se tambalean y es hora de rehacerlas. Es verdad, que dependiendo de la base que se haya generado en la infancia, la autoestima se verá más tocada o no.  

Pasemos a ver en detalle algunos aspectos sobre este concepto tan interesante y escurridizo.

Origen de la autoestima

Lo primero que tenemos que hacer es echar un vistazo rápido y evidente a la etimología del término, auto y estima. Auto hace referencia a uno mismo y estima que significa aprecio o cariño.

Es necesario de diferenciarla del autoconcepto que es parecido, pero no igual. Éste habla sobre qué pensamos sobre nosotros mismos, no si nos queremos o no. Esta diferencia, bastante evidente, no siempre se aclara y hay discursos que lo confunden para poder barbaridades, pero de eso hablaremos más adelante.

La autoestima comienza desde el sexto mes de gestación del bebé. Quizás te haya descolocado, pero es así. Boris Cyrulnik, uno de los padres de la resiliencia, en múltiples estudios sobre etiología humana ha descubierto que cualquier bebé en la tripa de su madre a partir de los 6 meses distingue el sonido de ésta frente al del ruido exterior. Es decir, si la madre le habla sintiendo ella amor, el tono de voz será más suave, ella estará más relajada y además, va a generar un montón de serotonina y oxitocina. El primer neurotransmisor seguramente será el más conocido, pero el segundo es el responsable de que haya relaciones humanas.

Dicho de otra manera, cuanto más le hables a tu bebé, te acaricies la tripa y si te gusta que tus seres queridos te la acaricien, permíteles también que lo hagan. El contacto físico es otra fuente de oxitocina, pero tiene que estar acompañado de un estado de relajación. Por lo tanto, que te toquen, si te parece bien; permitirá que tu bebé tenga cantidades industriales de bienestar y por tanto un gran potencial para que pueda tener un vínculo seguro con el mundo.

Ahora pasaremos a analizar y ampliar un poquito qué hacer cuando esa pequeña criaturita vaya creciendo. Un proceso interesante y complicado, ¿no?

La importancia de la mirada

Si has leído algunos posts de este blog seguramente te habrás encontrado muchísimas veces con aspectos relacionados con el psicoanálisis y con muchos posts dedicados a hablar sobre la psicología infantil. Sin embargo, quizás se te haya pasado el famosísimo autor Donald Winnicott.

Este autor, desarrolló el concepto de la mirada amorosa. Hay distintas miradas y eso lo sabemos todo el mundo.  No es lo mismo mirar de como si lo que vieras fuera un ser vacío o una especie de mueble

o que mires a tu criatura con todo el amor que puedas.

En las dos imágenes seguramente verás claras diferencias, chiste a parte, es importante que le mires con todo el cariño que sientas. Esto será un alimento mucho más importante que la leche materna.

¿Quieres que me quiera? Háblame

Antes hablábamos de la importancia de la mirada, ahora hablaremos de la voz. Cuanto más podamos impregnar de amor nuestro tono de voz, nuestro bebé podrá sentirse mucho más arropado y además le dará una gran gusto escucharte con un tono de voz amoroso.

Este ejercicio es importante para ambas partes de la pareja, ya que, exceptuando a las madres solteras, la otra parte de la pareja tiene que darse a conocer al bebé y también conocerle a él o a ella. Ten en cuenta que una de las partes ha estado, de media, 9 meses sintiendo a la criatura dentro de sí, sus movimientos, etc.; en cambio, para la otra persona es un cambio radical y repentino, aparece una nueva persona en su vida y ambas se tienen que conocer. El tono de voz será el vehículo que impulse el amor y permita que os améis.

Seguramente estarás pensando ¿y qué pasa con las personas sordas? La respuesta es un tanto compleja, pero lo que tienes que tener en cuenta es que las personas sordas pueden emitir sonidos. Lo que no pueden es articular palabras, aunque en algunos casos alguna sí que puedan. Es decir, las personas con esta realidad son capaces de emitir sonidos cargados de amor que le hagan sentirse amado al bebé, curioso, ¿verdad?

En definitiva, cuanto más mirado y hablado se sienta esa personita, más aumentará su autoestima. Se siente importante, amado y reconocido, los ingredientes para que cualquier persona pueda sembrar flores de felicidad.

Autoestima en la adultez

Quizás al leer este título te venga a la cabeza la siguiente pregunta ¿Qué tendrá que ver el origen de la autoestima en la infancia con la adultez? La respuesta es que en nuestra infancia se encierran gran parte de las respuesta de quiénes somos. Tanto el psicoanálisis como la gestalt explican cómo las vivencias infantiles nos marcan en la vida adulta.

En este caso, el resultado de lo anteriormente hablado se va a presentar, es decir, dependiendo de cómo se haya desarrollado nuestra autoestima en la infancia seremos de una manera u otra en la vida adulta. En resumen, si en nuestra tierna infancia nos miraron, hablaron y tocaron, lo más probable es que tengamos un amor propio mucho más potente y mejor formado, menos inestable y dependiente de factores externos. 

Lo que sí es verdad es que esto no es algo definitivo. Podemos tener grandes cimientos a nivel emocional desde que nacimos, pero si en la adolescencia tenemos grandes problemas y vericuetos vitales, posiblemente esos cimientos se vean mermados. Lo mismo pasa al lado contrario, hemos podido tener poca base en la infancia, pero en la adolescencia y vida adulta puede haber personas que permitan cuidar de que las pocas flores que haya crezcan sanas y permitan polinizar todo ese jardín.

Con esto lo que quiero dejar claro es que la infancia no es algo definitivo, pero es verdad que dejan huella, que en algunas corrientes terapéuticas intentamos seguirlas, y cuando somos capaces de ir entendiéndolas y dándoles un sentido, los síntomas dejan de aflorar.

Mitos varios

Pseudociencias y pseudo discursos

En esta época están aflorando las pseudociencias como champiñones. Es verdad que la facilidad que da la conectividad online ha permitido que haya muchos charlatanes desperdigados por el mundo.

Muchas de estas corrientes hacen alegaciones como Tienes un trauma heredado de algún antepasado tuyo o Si enfermas es porque tienes emociones estancadas, quizás hayas escuchado variaciones de estas mismos argumentos. Como la autoestima  es un asunto muy importante para cualquier persona, estos discursos se aprovechan de ello para contar paparruchadas.

Es verdad que la psicología sistémica ha demostrado que en algunas familias hay patrones o problemáticas que se repiten. Esto no significa que puedas heredar el alcoholismo de tu bisabuela o la esquizofrenia de tu tía abuela segunda. Hay ciertos patrones conductuales y psíquicos que se pueden mantener en una familia, pero en cada caso la presentación de dichos síntomas siempre es distinta, cada quién es único. 

Quizás no te convenza del todo este argumento, pero piensa en el siguiente ejemplo. Tú comienzas con una dieta alta en azúcares, la probabilidad de desarrollar diabetes, entre otras cosas, aumenta una barbaridad. Si tu descendencia hace lo mismo, lo más probable es que sufra la misma problemática. No es una energía cósmica que conspira contra tu familia, sino simplemente la repetición de un patrón concreto y evitable.

Antes he dejado claro, que la infancia deja huellas y aunque algunas sean imborrables, otras son gestionables. No hay que hacer rituales extraños y peligrosos para poder sanar las heridas de una madre o un padre deficiente, sino simplemente poder ponerle palabras.

Si en algún momento te sientes tentado o tentada para acudir a algún discurso de dudosa eficiencia, te recomiendo que acudas a un profesional para poder explorar qué te sucede con tu autoestima o con cualquier otro aspecto de tu persona, antes de confiar en algo que puede ser peligroso o mortal en el algunos casos.

¿Es siempre necesario ir a terapia?

Si crees que tienes una baja autoestima lo primero que te recomiendo es que intentes apoyarte en tu red social. No hace falta que tengas contarles todo el rato como te sientes, pero sí que intentes aumentar tus interacciones sociales e incluso las táctiles. A su vez, intenta buscar un hobbie, no tiene por qué ser ni complejo ni extremadamente costoso.

Puede ser quizás cuidar de tus flores por ejemplo o apuntar los pájaros que ves en el parque. Lo importante es que tengas algo que te aumente un poco la chispa por el placer de la vida, ya que esto te hará poder intentar disfrutar más de las cosas y ver que tienes más opciones que las que te pensabas.

La crianza ese gran lío… ¿todo vale?

crianza

Hace poco leí un artículo muy interesante del diario Público sobre la paternidad en referencia a algunas declaraciones de algunas personas famosas. En este post, quiero hablar sobre algunos aspectos de la crianza que comentan en ese interesante artículo que creo que son importantes para el correcto desarrollo de nuestra descendencia.

Nace el bebé… ¿Qué es importante?

Boris Cyrulnik avisa de un hecho muy importante, el progenitor que no está gestando al bebé tiene 8 meses desde su nacimiento para poder ser parte del mundo psicológico del bebé. Poder meterse en su mundo emocional no es algo tan sencillo como parece. El primer paso es que la madre gestante tenga sentimientos amorosos hacia la otra persona. Quizás parezca algo obvio, pero hay algunas parejas que tienen hijos sin quererse y este hecho es crucial para la correcta o incorrecta crianza. 

Winnicott nos recuerda que quién no haya parido tiene una función importantísima, fomentar la sensación de seguridad y de tranquilidad para la madre y el bebé. Esto se hace desde, acariciar a la madre y  al bebé mientras está lactando, recordar a la madre que ella tiene también sus necesidades propias, como ducharse, alimentarse, dormir, etc.; es decir, hay que ser un solucionador de problemas para esa dupla madre – hijo hijo-madre.

Si consigues hacer esto, vas a ayudar a construir una gran base segura sobre la que podrá caminar ese bebé y el día del mañana podrá tener una mejor salud mental y también poder disfrutar más de la vida.

Cambiar los pañales y la crianza ¿De verdad es importante?

Sigmund Freud ya nos explicó en su día lo importante que es que los padres admiren las heces de sus hijos e hijas para poder facilitar el paso de la etapa psicosexual anal. Poder cambiar los pañales, por estúpido que parezca, te va a permitir profundizar el vínculo con el bebé y mejorar la crianza.

En el artículo del que antes hablábamos, se habla de dejar que otra persona sea quién haga esas tareas «desagradables» y esto lo que conllevará es que el vínculo paterno o materno -filial se vea muy reducida o incluso destruido. Si crees que esto es una tontería o que no tiene sentido, dedica un poco de tiempo a alabar los excrementos de tu bebé y verás como su cara cambia radicalmente.

Saber los nombres de compañeros

Si recuerdas cuando hablamos del libro las Siete reglas de oro para vivir en pareja, era importante saber los nombres de las personas importantes de tu pareja para poder demostrar que además de que le prestas atención también podrás tener más elementos para poder saber más de su mundo emocional.

Lo mismo pasa cuando queremos ser una parte significativa de la crianza de nuestros hijos e hijas. Saber cómo se llaman sus docentes, el curso o incluso saber el nombre de la persona responsable de la extraescolar que haga, permite demostrar que el padre o la madre se interesa por el mundo de ese niño. Esto, además de facilitar la comunicación en casa, va a conseguir también prevenir situaciones complejas como el bullying o el ciberbullying

En conclusión ¿Cómo podemos acertar en la crianza?

Cuanto más podamos saber del mundo de nuestras hijas o hijos, desde cómo eran sus heces hasta cómo se llaman la persona que le cuida en el autobús de vuelta a casa, podremos mejorar la vida de nuestros hijos e hijas. No hay que ser un lumbreras para darse cuenta de esto, pero muchas veces se nos olvida.

Jugar en el parque con ella o él vestido de traje es aceptable, pero aún mejor para la crianza de nuestro pequeño es que te puedas quitar la corbata y la chaqueta. Poder poner menos distancia entre tú y tu hija va a permitiros tener un vínculo mucho más profundo y sano.

Bibliografía interesante…

Te dejo algunos libros que te pueden resultar interesantes que te pueden orientar en la crianza de tus hijos e hijas.

Psicoanálisis de los cuentos de hadas, ya es un clásico de este blog, mas me sigue encantando cada día más. Si te interesa comprarlo, puedes hacerlo aquí.

El amor que nos cura, un precioso libro de Boris Cyrulnik que nos demuestra lo importante que puede resultar ser un buen vínculo de amor tanto en la crianza infantil como en la vida adulta. Si te interesa comprarlo, puedes hacerlo aquí.

Cuando un niño se da muerte, otro libro del autor anterior. Es verdad que es un tema muy duro y de difícil gestión, pero es importante recordar de que en la infancia también hay suicidios y algunas veces se pueden prevenir desde el nacimiento. Si te interesa comprarlo, puedes hacerlo aquí.

(El último de Boris Cyrulnik lo prometo), Bajo el signo del vínculo: Una historia natural del apego, una pequeña revisión sobre las obras de John Bowlby y Mary Ainsworth incluyendo algunos datos también de la neuropsicología. Si te interesa, puedes compararlo aquí.

El secreto del hijo, del psicoanalista Massimo Recalcati, es una obra importantísima para poder entender cómo están cambiando las cosas entre los padres y los hijos. La caída de ese padre autoritario y recto casi sin compasión ha dado paso a otra figura, que no tampoco es óptima. Si te interesa, puedes comprarlo aquí.

Ideas para padres en apuros, de Joseph Knobel Freud, es un libro muy sencillo de leer, que incluso puedes leer por capítulos sueltos. Te dará pistas concretas para poder mejorar la crianza y no morir en el intento. Si te interesa, puedes comprarlo aquí.

La relación hurtada, del famoso gestaltista Francisco Peñarrubia, nos dirige la mirada también a las heridas que deja la ausencia paterna en la vida de los hijos. Quizás sea el libro para todos esos padres que creen que no saber datos relevantes de la vida de sus hijos no es importante. Si te interesa comprarlo, puedes hacerlo aquí.

¿Todo es emocional en el siglo 21?

emocional

A cada día que pasa aparece una nueva dictadura, la dictadura emocional. Cada vez nos vamos encontrando con más y más proyectos en dónde el foco de atención está puesto en las emociones o bien en su correcta gestión, en su inteligencia, etc. Sin duda, son importantes, pero actualmente hay incluso ¡flamenco emocional!

Hace tiempo, gracias a un regalazo de Gedisa pudimos ver la importancia del baile para una buena salud cerebralpero ya os aseguro yo que la autora no apoyaría nunca la idea de que pueda haber un baile con el objetivo de poder ayudar a gestionar las emociones.

¿De qué nos podemos fiar?

A mí me encanta el dicho «el sentido común es el más común de los sentidos». Fíate de tu intuición, es decir, no todas las cosas inventadas o heredadas durante la historia de la humanidad pueden servir para todo. Sin lugar a dudas, la escritura es un arte y un aspecto que tenemos que seguir cultivando, mas la escritura, por ejemplo, por sí misma no puede ayudarnos a gestionar nuestras emociones o calmarlas.

Es verdad que es un muy buen canal para poder poner en palabras un dolor o algo que nos pueda pesar. Sin embargo, escribir por escribir, solo sirve como método catártico. Insisto con la escritura, porque el mismísimo Boris Cyrulnik, que domina la pluma con gran arte, avisaba en su clásico Escribí soles de noche que ningún arte en sí mismo cura, sino que hay que darle una vuelta de tuerca más. Sino, solamente es revolver el dolor una y otra vez, algo parecido a lo que le sucedió a Alice Miller.    

También tienes que tener mucho cuidado con las pseudociencias, ya que normalmente suelen poner el foco en un aspecto excesivamente concreto, las emociones como habrás podido adivinar, y normalmente con el discurso «tú tienes la culpa»El aspecto emocional también es uno de los grandes feudos de la psicología positiva, ahora ya no está tan en boga, pero todavía quedan algunos focos importantes. En su vertiente más peligrosa y radical afirman que el positivismo es lo mejor, es decir, ver siempre el lado bueno de las cosas.

Gracias a Rafael Pardo y su magnífica obra Felicidad tóxica, vas a tener una visión científica, clara y asequible para todo el mundo que te permitirá conocer con más detalles el peligro que radica en este tipo de pensamientos y/o corrientes.

¿Además del aspecto emocional, qué hay?

Hablar sobre las emociones humanas y no hablar del cerebro y la biología humana en general es un gran error. Es verdad que no solamente somos hormonas, neurotransmisores, etc.; pero tampoco es todo emoción y sentimiento

El mejor ejemplo es el amor. El amor es una emoción que genera grandes cambios a nivel global del ser humano, sino mirad a Romeo y Julieta (extrañamente siguen siendo un ideal, extraño cuanto menos, de amor). Ha habido personas que han matado en su nombre, otras que han muerto y otras tantas que han comenzado revoluciones.

No se puede entender ningún aspecto emocional sin tener en cuenta nuestro estado biológico. Esto no es algo nuevo, sino que le pregunten a Wilhelm Reich, antes de enloquecer, o a Alexander Lowen, el padre de la bioenergética. Actualmente, se habla de psicosomática y de psicoinmunología. Es verdad que en ambas corrientes hay dos vertientes, aquella que acude más a lo psíquico como puede ser Pierre Marty o Luis Chiozza y también aquellas que atienden más a los aspectos biológicos o cerebrales. También las hay de una corte más intermedia, como la teoría Polivagal.

Esto tampoco es algo nuevo, ya que la importancia a los aspectos emocionales viene desde la antigüedad. La ayurveda, que tan de moda está ahora, o la medicina tradicional china son solamente algunos de los múltiples ejemplos que te puedes encontrar.  Te recomiendo que todo lo que leas y aprendas de estas corrientes, lo cojas con pinzas, ya que hay aspectos que no son del todo veraces.

¿Mente vs cuerpo o mente y cuerpo?

Para rematar todo lo anteriormente comentado, solo os quiero presentar de nuevo a António Damásio.  Éste científico es experto en neurociencias y también conoce muchos aspectos de las emociones. El libro más interesante, desde mi punto de vista, es el Error de Descartes, incluso he hecho un podcast sobre el mismo.

En este caso, él explica cómo las emociones y el cerebro están en comunión y plantea una hipótesis muy interesante sobre la comunicación cerebro y corazón. Lo mejor es que leas el libro para que te puedas enterar del  todo.

Bibliografía recomendada

Aquí os dejo algunos libros de los que he ido hablando a lo largo del post y que creo que te pueden orientar muy bien a la hora de tener que escoger de qué te puedes fiar o no.

Relación mente y cuerpo

¿Qué vale más la teoría o la práctica?

teoría

El famoso psicólogo Kurt Lewin dijo una vez «No hay nada más práctico que una buena teoría». Este importantísimo psicólogo de los fenómenos grupales no dijo esta frase porque sí. Sin lugar a dudas él tenía claro que lo que está sucediendo actualmente no es un buen presagio ni para la ciencia ni para la sociedad en general.

Actualmente hay cada vez más personas que optan por ver vídeos en youtube, que en algunos casos no tienen ninguna validez, para hacerse una idea de lo que saben las personas que se han formado durante años.

Material de autoayuda

Hay multitud de vídeos, libros, charlas, etc.; que se autodenominan como terapéuticas o psicológicas con el apellido de autoayuda. El problema está en que estos materiales no suelen estar contrastados con teorías científicas o son tergiversaciones de diversas corrientes.

Insisto en que es importante saber distinguir la paja del grano y eso no siempre es sencillo. Te recomiendo que leas el post que dedicamos a las fake news de corte científico para que tengas unas pautas claras, sencillas y realistas para poder evitar ser engañada.

¿Por qué prefiero una teoría a la práctica?

Karl Popper afirmaba que una investigación que pueda desbancar a la anterior sería una mejor investigación y por ende así se puede mejorar cualquier teoría. Yo no soy de una opinión tan radical como la del filósofo, pero sí que es verdad que cualquier teoría guía nuestros pasos. En este blog intentamos presentar un espacio en dónde puedas saber qué puede merecer la pena y qué no.

Una teoría es capaz de explicar algunos fenómenos humanos y predecirlos. Es más, son capaces de orientar nuestro trabajo. Sin lugar a dudas, la intuición puede ser una buena aliada dependiendo en qué casos, pero nunca puede ser la herramienta definitiva. Nuestros sentidos nos pueden engañar de maneras distintas y ya sabemos que el lenguaje no verbal no es una herramienta infalible. (Si te interesa este campo, te recomiendo que investigues a Paul Ekman y sus experimentos).

La teoría sin práctica no tiene mucho recorrido, pero una práctica sin teoría es mucho peor. Puedes tener un «gran olfato» en cualquier ámbito, pero si no cuentas con un buen faro que te guíe es muy seguro que te encuentres con las rocas y te hundas. No hay que ir muy lejos, los juicios de Salem, los genocidios nazis basados en la idea de que las personas negras eran menos inteligentes que las blancas, que algunos rasgos físicos son mejores que otros, etc. Actualmente cualquier persona razonable condena todos estos actos bárbaros e injustificables, desde aquí también lo hago por si queda alguna duda; pero en la época en la que sucedieron estos actos hubo muchas personas que esbozaron razonamientos «médicos y biológicos» que justificaban todas las atrocidades.

¿De verdad podemos ser objetivos?

A aquellas personas que declaran tener la objetividad por bandera y no necesitar ninguna teoría, es decir, que su práctica está totalmente justificada, siento decirles que se equivocan. Da igual que lleven años meditando o que incluso sean el mismísimo Dalai – Lama, que la subjetividad es algo intrínseco al ser humano y nadie nos podemos escapar de ella.

Está claro que no existe una teoría perfecta o absoluta, ya que los seres humanos somos imperfectos. Sin embargo, cuando se discuten los resultados y se decide un camino u otro, es más probable que sea más cierto que si se elabora en un espacio cerrado. Una persona ella sola, por muy prudente que quiera ser si no es capaz de contrastar sus ideas con otras nunca podrá elaborar una teoría realmente veraz y útil.

Esto es lo que nos explica Boris Cyrulnik en su libro Escribí soles de noche respecto a la forma de trabajar de Alice Miller cuando decidió aislarse del mundo psicoanalítico. Esta autora tiene apuntes muy interesantes respecto a la importancia de la familia, cómo vivirla, etc.; que se recogen en El cuerpo nunca miente. Esta autora, pudo desarrollar aspectos teóricos muy interesantes a pesar de su ostracismo, ya que tenía un bagaje teórico y laboral muy extenso.

¿Qué pasa con la psicología basada en la experiencia?

Sin lugar a dudas, la psicología es la ciencia dónde más influye la experiencia. Da igual que sea desde la perspectiva cognitivo conductual, en dónde se da mucha importancia a nuestras conductas y también a nuestros pensamientos, pero en definitiva no dejan de ser nuestras experiencias; o la sistémica, que trabaja muy cerca de los roles que hemos tenido en nuestra familia, cómo la hemos vivido, etc.

Ahora os quiero presentar las principales corrientes psicológicas que trabajan con la experiencia.

La terapia Gestalt

La corriente terapéutica desarrollada por Fritz Perls y por Laura Perls es verdad que tiene su base en la experiencia de los pacientes. Los procesos terapéuticos desde esta perspectiva huyen de grandes teorías e intentan desarrollar técnicas para poder mejorar la capacidad de experiencia de la persona.

Sin embargo, Fritz estudió medicina, psicoanálisis y estuvo en varias clases de diversas universidades como oyente.  A su vez, hizo muchos años de procesos psicoanalíticos entre otras muchas cosas. Laura Perls por otra parte, era bailarina profesional, psicóloga y también tenía estudios sobre arte. A su vez, ella también se formó en psicoanálisis y también tuvo varios procesos propios. Con todo esto lo que quiero remarcar es que los fundadores de la corriente que aboga por la experiencia, tenían un gran bagaje teórico y muchas teorías en su mochila de recursos.

Claudio Naranjo, uno de los mayores exponentes de esta corriente en varios puntos del planeta, era psicólogo, médico y se formó en muchísimas disciplinas. A su vez, era un ávido lector, desde medicina tradicional hasta física.

El psicoanálisis

El psicoanálisis siempre ha prestado atención a cómo siente la persona y también como interpreta nuestro inconsciente lo que nos sucede, a nivel fisiológico, emocional y en nuestro entorno. El padre de esta corriente, Sigmund Freud, estudió medicina y se especializó en neurología. A su vez, estudió hipnosis, aunque luego la abandonó y también aprendió castellano por el placer de leer Don Quijote de la Mancha.

Una vez más, esta célebre figura de la historia de la psicología, necesitó de muchas teorías, que fue continuamente renovando, para poder describir aspectos subjetivos y poder entender también lo que a él le sucedía.

La escuela de la gestalt

Seguramente, habrás visto la famosa imagen en la que se puede ver una copa, o dos mujeres. Sino, puedes jugar a ver qué ves y que no.

Seguramente, se podrían sacar muchas conclusiones basadas en la práctica de la visión de esta imagen. Sin embargo, detrás de estas imágenes hay una gran cantidad de teoría, sobre todo desde el punto de vista neuropsicológico.

Conclusión

En definitiva, no se puede pretender hacer nada práctico sin entender la parte teórica que lo sustenta. Si quieres recorrer ese camino, es muy probable que te des de bruces muchas veces con varios muros y en el peor de los casos puedas hacer alguna barbaridad.

Un buen ejemplo es lo mal que acabó Wilhelm Reich y su teoría del orgón. Pseudociencia que le llevó a ser juzgado como estafador en Estados Unidos y a morir en la cárcel con su salud mental terriblemente deteriorada.

Aforismos lacanianos, una puerta a Lacan

aforismo

Aforismos Lacanianos es un regalazo de NED Ediciones que te va a permitir acercarte de una manera muy interesante a la obra del famoso psicoanalista francés Jaques Lacan.

No es una introducción al autor como tal, sino más bien una traducción de algunas de sus frases más célebres que encierran una gran dosis de teoría psicoanalítica y por otra parte un gran enigma. Si es la primera vez que te vas a acercar al autor, no creo que sea el mejor libro al que puedes acceder.

Lo primero que hay que destacar antes de meternos en faena, es la cantidad de autores célebres con los que se cuentan. Uno de ellos es un «viejo conocido en el blog», José Ramón Ubieto o el famoso Gustavo Dessal. A nada que les conozcas al resto de psicoanalistas, verás que estarás en muy buenas manos a la hora de poder entender mejor los famosos aforismos lacanianos.

Aspectos positivos…

Sin lugar a dudas Lacan dejó unas líneas de conocimiento muy importantes e interesantes. Sin embargo, cualquier aforismo suyo es la semilla para una larga y paciente reflexión. Para poder guiarla, necesitamos saber el contexto en el que sale, por qué lo enuncia, etc. Esta carta de presentación creo que es lo primero que hay que resaltar del libro.

Han participado muchísimas personas en la escritura del libro, lo cuál va a enriquecerte una barbaridad, ya que podrás encontrarte con diversidad de estilos de escritura, explicativos y nuevas hipótesis de trabajo respecto a las obras de Lacan.

Hay una selección de todas los aforismos disponibles. Esto me gusta, ya que sino sería como intentar tragarte un banquete de un bocado. También creo que es un buen reflejo de la máxima lacaniana, la totalidad no existe. Un buen ejercicio para poder enfrentarnos a esa dura prueba de sabernos castrados y limitados. 

Como buenos psicoanalistas lacanianos, te van a dejar con un deseo de seguir alimentando tu docta ignorancia. Recuerda que este tipo de obras es mejor leerlas poco a poco, leerla, dejarla y volver a leerla al de un tiempo. Cada vez que te acerques a ella encontrarás una nueva perla de sabiduría.

Aspectos negativos…

Algunas explicaciones son un tanto farragosas o se nota que para acercarte a algunos aforismos el nivel exigido sobre teoría lacaniana es bastante más alto que para otros. En sí mismo no es negativo, pero es posible que veas que uno lo «entiendes» mucho mejor que otros, lo cual algunas veces puede ser un tanto frustrante.

Es verdad, que Aforismos Lacanianos no tiene como objetivo hacer una introducción a la obra de Lacan, lo dice en la propia introducción, pero no hubiera estado de más un pequeño glosario explicando algunos conceptos básicos de su obra.

¿A quién va dirigido?

Si es la primera vez que te vas a acercar al psicoanálisis, no creo que esta sea la mejor vía. El libro es una joya, sin lugar a dudas, muy interesante y necesario releer varias veces. Sin embargo, tiene un nivel de exigencia bastante alto. Si te interesa esta corriente, te recomiendo empezar por Introducción al psicoanálisis de Freud.

Si en cambio, ya tienes una buena formación en psicoanálisis y conoces algo de este psicoanalista francés, quizás te resulte interesante. Si no te atreves, siempre puedes recurrir a grandes autores como nuestro amado Massimo Recalcati que explican algunos conceptos de una manera suave y sencilla.

Si ya eres psicoanalista lacaniano o en proceso, creo que lo vas a poder disfrutar muchísimo. Bien sepas mucho o poco, podrás dar una nueva vuelta a todas las perlas que hayas podido encontrar en sus múltiples obras y sobre todo repensar lo aprendido respecto a los mencionados aforismos.

Valoración final

El libro es una muy buena oportunidad de conseguir devolverle la seriedad a frases tan famosas como «Amar es dar lo que no se tiene a quién no es» o «El inconsciente estás estructurado como un lenguaje«. Dependiendo de en qué círculo te muevas, parece que se están repitiendo sin dotarles de la seriedad que se merecen (esto lo exponen en el libro).

Aforismos Lacanianos creo que es necesario que lo tengas junto a alguna introducción a la obra del psicoanalista francés que tengas, ya que te servirá como un excelente complemento en tu viaje hacia el conocimiento.

Insisto, en que puedes empezar también con algunos libros de Massimo Recalcati, yo te recomiendo Las manos de la madre  y El secreto del Hijo, ¡puedes leer la reseña aquí!

¡¡Y una vez más, muchísimas gracias a NED Ediciones por el regalazo!!

 

He comenzado una terapia y me va peor… ¿seguro?

terapia

Comenzar una terapia, sea de la rama que sea, nunca es un paso sencillo. Desde que da mucho miedo hablar con alguien a quién no se conoce, hasta el temor de encontrar algo que nunca vamos a esperar.

Sin embargo, la queja o rechazo que más he escuchado en consulta es la sensación de que no se encuentran mejor, ¡sino que están peor! En todos los casos mi percepción ha sido, que por primera vez son más conscientes de la situación en la que se encuentran y esto puede asustar a todas las personas.

Esto se explica muy bien en el regalazo por parte de Gedisa en el que se nos explica con bastante detalle cómo es un proceso de análisis, el nombre que recibe la terapia de corte psicoanalítico. Da igual la corriente con la que se trabaje, ya que es posible que en cualquier proceso terapéutico te suceda esto mismo.

Yo te animo a que cuando estés en este momento sigas ahondando en ese miedo que te esté atosigando. Cuando nos hacemos conscientes del dolor que estamos sintiendo nos asustamos, es totalmente normal. El inicio de cualquier terapia tiene que pasar por bajar a la realidad de lo que nos sucede. Si te interesa poder indagar un poco más, te recomiendo la última obra de Pedro de Casso, en dónde encontrarás múltiples claves para entenderlo.

Parte de la salud mental pasa poder aceptar que no somos como pensábamos que éramos y a la vez, comenzar a entender cómo funcionan nuestros propios mecanismos de defensa. La función de estas herramientas son las de asustarnos para no enfrentarnos al dolor que sentimos. Quizás pienses que vaya faena el tenerlos, pero la realidad es que sin esos mecanismos la vida nos sería muchísimo más dura y difícil de gestionar.

Espero que esto no te asuste y evite que acudas a dónde un psicólogo. Simplemente espero que lo vivas como una pequeña advertencia, vas a tener momentos en los que te vas a asustar en tu terapia, pero ese susto va a ser saludable. Desmontar poco a poco las piezas del cuadro que nos hemos construido ni es fácil, rápido y mucho menos algo placentero.

Sin embargo, ir pudiendo relajar esas defensas, ser más conscientes de quiénes somos y descubrir formas más creativas para poder salir adelante, van a ser unas muy buenas claves para poder salir adelante de manera airosa de cualquier situación. Es decir, estamos hablando del proceso de resiliencia, una de las recompensas de toda terapia bien hecha y acabada.

Si te interesa conocer un poco más de los distintos enfoques psicoterapéuticos, te dejo tres vídeos muy interesantes en dónde verás a Fritz Perls, padre de la terapia Gestalt; Albert Ellis, el padre de la terapia racional emotiva; y Carl Rogers, uno de los grandes exponentes de la psicología humanista.

Fritz Perls:

Carl Rogers:

Albert Ellis:

Si tienes cualquier duda, curiosidad, etc.; no dudes en dejar un comentario con todo lo que necesites para poder tranquilizarte lo máximo posible.

¿Para pedir cita tengo que estar al 100% mal?

cita

He escrito hace tiempo sobre los distintos modelos psicológicos que hay actualmente así como las ideas clave que hay que conocer para escoger correctamente a la persona a la que te acompañe. Sin embargo, hoy vamos a ver cuándo puede ser buena idea solicitar cita con un profesional.

Situaciones más habituales

Evidentemente  cada persona es un mundo y las razones por las cuáles puede acudir una persona a terapia son muy diversas y particulares, pero a continuación mostraré los tipos de citas más habituales que me encuentro en mi día a día en la consulta.

Tipos de cita

Tristeza

Una razón muy habitual suele ser la sensación de tristeza. No siempre por qué tiene que ser una depresión, sino una sensación de vacío o de encontrarse sin mucha energía durante tiempo.

Hay personas que estiran esta situación hasta situaciones insospechadas, como por ejemplo acabar llorando todos los días o ante cualquier situación un tanto estresante. Mi recomendación es que si ves que tienes un sentimiento de tristeza o de malestar que se sucede más de una semana o no se le puede atribuir una causa concreta, quizás sea buena idea pensar en acudir a dónde un psicólogo.

Enfado

Esta demanda no suele ser tan explícita o tan público, parece que una persona solo puede asistir a una cita psicológica por estar triste. También existen los momentos en los que nos puede invadir una gran ira o enfado.

Es posible que siempre hayas sido una persona que se enfada con rapidez o que incluso sueles estar airada, pero si ves que en tu ambiente te están diciendo que estás más borde de lo habitual o más irascible de lo que se esperaría de una situación, quizás es hora de preocuparte un poco.

Tanto para situaciones en las que una persona se encuentra triste o enfadada, quizás el origen no está tan claro. Puede ser el efecto de un trauma sucedido en la infancia o por alguna situación que quizás se ha quedado inconclusa y te esfuerzas en intentar cerrarla

En definitiva, no intentes buscar un argumento o una solución rápida que consiga tapar los síntomas que estés sintiendo. Los síntomas siempre hay que atenderlos, sino quizás puedan encontrar vías novedosas vías de aparición.

Ansiedad

La razón magna para solicitar cita en una consulta de psicología suele ser la siguiente «Siento ansiedad» o «Comienzo a rascarme sin poder parar«. Quizás sea esta tu situación. Si no tienes claro si es tu caso, te invito a que medites sobre el título de esta obra: La ansiedad que no cesa.

No esperes a que esa sensación se agrave o intentar taparla con medicamentos o conductas que no te terminen convencer, como comenzar a comer, beber, fumar sin medida. No te pretendo asustar, pero sí recordar que cuanto más estires la situación quizás te resulte más difícil poder seguir avanzando.

Razones varias

Este apartado lo dejo en honor de todas las personas que se atreven a solicitar cita con el pretexto de querer conocerse a una misma por ejemplo. Éstas suelen ser personas muy valientes, ya que nunca es un camino sencillo reconocer al ser que nos habita, la sombra de la que tanto hablaba Jung en sus textos.

La causa más interesante que he tenido en mi sofá fue una persona que me dijo: «Paul, necesito aprender a ser feliz. Sé que lo soy, pero no sé qué debo hacer ahora». Sin duda, un reto interesantísimo y que deja claro que sobre la felicidad hay ríos de tinta escritos, pero pocas certezas. Un claro ejemplo sería Felicidad tóxica, sin duda una gran e importantísima obra.

¿Quieres un libro sobre psicología? Te ofrezco 5 claves

libro

Leer es un gran placer y hay infinidad de libros en el mercado. Sin embargo, si lo que te interesa es la psicología es importante que tengas algunas cosas claras, ya que te vas a encontrar muchas decepciones en el mercado.

Te voy a dar 5 claves, que no son nada del otro mundo, pero son las que yo sigo para no llevarme sustos ni tirar el dinero.

Antes de seguir, te animo a que entres en el blog y puedas curiosear lo que hemos escrito hace tiempo sobre diversos libros. 

Aspectos a tener en cuenta

Recuerda que estas claves son basadas en mi opinión y mi filosofía a la hora de escoger literatura psicológica.

Esto es importante, porque quizás para ti no resulten del todo útiles, pero solamente te recomiendo que tengas algunos parámetros claros, porque si no vas a perder mucho dinero.

También te invito a que visites librerías pequeñas, yo encontré la joya de António DamásioEl error de Descartes, me gustó tanto que ¡incluso hablamos sobre él!. Como decía, encontré esa maravilla en una tiendita de barrio, por lo que haz caso de ese dicho «no juzgues a un libro por su portada«.

La editorial del libro

Hay editoriales muy conocidas en el mundo de la psicología. Una de las que más me gusta es Gedisa, ya que tiene una muy buena e interesante sección de libros sobre psicoanálisis, psicología positiva y filosofía. Otra opción muy interesante también puede ser Kairós, que suele tener obras muy interesantes en relación a la psicología infantil.

Lo que sí es verdad, es que cuando veo un libro de alguna de estas dos casas sé que tiene muchos puntos para ser una buena compra. Sin duda, hay que mirar más cosas, pero por lo menos parte de un buen nivel. La cuestión es que te fijes si de la misma editorial hay más libros de la temática que estás buscando, sino es así, entonces suena raro.

Esto no significa que no sea de calidad, simplemente que es importante que mires las demás claves con atención. Estas dos opciones son mis preferencias, esto no significa que no me fíe de ninguna otra opción, ni mucho menos.

Autoría

Es verdad que no siempre quién escribe sobre lo mismo, un claro ejemplo puede ser Massimo Recalcatti, que puede escribir desde libros muy orientados a las nuevas formas de relación filio – paternal o sobre el sistema educativo, pero nunca nos lo imaginaremos hablando desde un prisma neurológico o sistémico por ejemplo. Primeramente, porque esas no son sus áreas de estudio.

Este es un ejemplo de tantos otros, pero es importante que tengas en cuenta que si quién ha escrito ese libro normalmente no ha redactado nada sobre ese tema, posiblemente quizás no sea la mejor opción. Ten en cuenta, que son consejos, si lo ojeas y te llama mucho la atención, ¡quizás sea una joya!

Es evidente que las personas se pueden formar, estudiar y/o investigar sobre nuevas temáticas, pero normalmente no suelen hacer quiebros muy grandes, es decir, grandes cambios. Como siempre, hay excepciones a las reglas, ya que Alice Miller pasó de ser una psicoanalista enamorada de la obra de Freud a detestarla y trabajar de manera hermética y solitaria.

En definitiva, yo te recomiendo que mires qué suele escribir habitualmente la persona que tienes delante. Puede ser que sea su primera obra, pero seguro que en dicho caso tiene alguna investigación o por lo menos en la solapa pondrá un breve resumen de su trayectoria profesional.

Enfoque teórico

En múltiples ocasiones hemos hablado sobre las distintas corrientes que existen en psicología y la importancia de cada cuál.  Es importante tener claro sobre qué nos interesa leer, ya que si cogemos sin pensar nos podemos llevar alguna que otra sorpresa.

Además de llevarnos un libro que quizás no enfoque a la persona que no concuerde con nuestra formación, lo que significa que es muy probable que no nos vayamos a enterar de lo nos cuentan; cabe la posibilidad de que las bases de dicho material no tengan ni pies ni cabeza.

Por una parte, nos podemos encontrar ante un conjunto de ideas sin ningún valor o fake news que se llaman actualmente o un discurso que parece coherente, interesante e incluso que quizás concuerde con nuestra filosofía. Sin embargo, aunque parezca muy jugoso, quizás sea una mentira o carezca de los matices necesarios, como por ejemplo es la psicología feminista.

Referencias

Si eres habitual del blog sabrás de antemano que para mí uno de los primeros aspectos que más crítico es la ausencia de referencias en cualquier libro. Puede ser que el escrito sea antiguo y entonces las referencias estén desactualizadas, pero aún así, sigue pudiendo ser un buen material. Un ejemplo es Psicodrama. Una obra muy antigua, pero no por ello ha perdido su interés.

Es importante que mires que las referencias tengan o la mayoría no más de 5 o 6 años de antigüedad en relación a la fecha de publicación del libro. Es decir, que si está publicado en 2022, la mayor parte de las referencias deberían rondar el año 2017 o 2016. Si son todas mucho más antiguas, te tiene que oler bastante raro. Sin embargo, hay dos excepciones, aquellas obras que se dedican a hacer una recopilación histórica de un tema, que entonces se entiende o cuando es un tema que se ha quedado en el tintero hace tiempo. Si no cumple estas condiciones, significa que está muy desactualizado, incluso cuando se publicó.

Si te tienes muchísimo interés en este apartado, te recomiendo que les eches un vistazo a los títulos de los trabajos citados. Si la mayoría tienen títulos relacionados o que por separado se pueden relacionar con la temática de la publicación, demuestra que quién lo haya redactado ha hecho un gran trabajo de investigación.

Opiniones de otras personas

Actualmente todas las personas miramos las opiniones de otras personas respecto a cualquier producto y los libros no son menos.

Evidentemente puedes buscar referencias en espacios especializados como puede ser este blog o en páginas mucho más globales como Amazon por ejemplo. Es verdad que las diferencias son notables del análisis y punto de vista, pero aún así siempre te puede resultar muy interesante.

En este caso, si tu próxima adquisición literaria no cuenta con ninguna valoración no tiene por qué significar nada. Puede ser desde que nadie ha querido invertir tiempo en escribir sobre la misma o que es demasiado reciente y no ha dado tiempo a que las personas que la han comprado hayan podido hacerse una idea o composición de lugar. En este caso, fíate de tu propio olfato.

Teniendo todas las anteriores claves en mente, seguro que esta última no es tan relevante y tu propia intuición te guiará correctamente. Recuerda que ésta algunas veces te juega malas pasadas, como nos recuerda Fritz Perls y tan bien lo pudo recoger Pedro de Casso en su último libro.