Mecanismos de defensa, ¿qué son?

Cualquier persona conoce a Sigmund Freud y seguramente también al psicoanálisis, mas ¿los mecanismos de defensa? Estos no son tan conocidos, pero son muy útiles y muy importantes. A pesar de que fue el tío abuelo de Joseph Knobel Freud quién los descubrió  y habló sobre ellos, fue Anna Freud quién más los desarrolló, es más les dedicó un libro.

No solamente el psicoanálisis se ha encargado de estudiar los mecanismos de defensa, también Fritz Perls encontró varios. Willhelm Reich también habló de algo parecido, aunque lo definió como coraza muscular, concepto que perpetuó Alexander Lowen.

Basta ya de tanta introducción y vamos al meollo de la cuestión, ¿qué son y para qué sirven los mecanismos de defensa?

Utilidad

Ante cualquier adversidad, sea del tipo que sea, todas las personas tenemos una forma particular de funcionar. Hay personas que se vuelven muy racionales, otras se echan a llorar o incluso hay a quiénes parece que no les afecta absolutamente nada.

Estas distintas reacciones emocionales hablan de nuestros mecanismos de defensa. De una manera más concreta, se puede hablar de los siguientes:

Psicoanálisis
  • Sublimación: Viene a ser una transformación de un sentimiento muy negativo en algo positivo. Estoy terriblemente enfadado y me encantaría matar a mi vecino, pero soy capaz de dirigir ese sentimiento en una teoría científica sobre la agresión o hacer una obra de arte.
  • Desplazamiento: Este es muy clásico. Tengo un sentimiento de tristeza por haber suspendido un examen y sueño que es mi perro el que llora desconsoladamente.
  • Proyección: Un sentimiento que yo tengo y no soy capaz de gestionarlo lo pongo en otra persona y se lo atribuyo, el clásico: «¡PERO SI YO NO ESTOY ENFADADO! ¡ERES TÚ QUIÉN ME HABLA MAL!» y la otra pobre persona solamente le ha saludado.
  • Represión: Este es muy habitual en el habla coloquial. Quiere decir que parte de los recuerdos, emociones, sentimientos, etc.; se guardan en el inconsciente, ya que son inmanejables, son como cuchillas muy afiladas que hay que trabajar con cuidado. Esto se suele ver muy fácil cuando a una persona se le pregunta por una experiencia cuando tenía 15 años, por ejemplo, y la ha transformado o no le suena de nada.
Gestalt
  • Introyección: (este es exclusivamente gestáltico) Tomar un mensaje del exterior como una verdad inmutable sobre nosotros o nosotras mismas. Este suele darse mucho en la infancia con las frases «inocentes» de los progenitores, como cuando dicen «mira que eres tonta ee…» si se repiten muchas veces lo más probable es que nos lo creamos y actuemos como tal. Laura Perls afirmaba que también puede pasar lo mismo en el análisis con algunas interpretaciones en este libro.
  • Confluencia: lo que ahora se llaman relaciones tóxicas. Dos personas entran en una relación excesivamente simbiótica y no son capaces de salir de ella. Este mecanismo de defensa, en el que uno se pierde en el otro, suele ser habitual en los primeros tiempos de la pareja, que es sano, pero que si se dilata en el tiempo es insostenible. No pueden crecer de manera individual.
  • Retroflexión: Este mecanismo de defensa es algo muy curioso. Una emoción o acción dirigida a otra persona la volvemos contra nosotros mismos. Dicho así parece estúpido, pero espero que en este ejemplo se entienda mejor. Tenemos un conflicto con un compañero de trabajo y queremos avisar a la persona superior de sus malas acciones, pero tenemos el mandado, el introyecto, de que hay que ser leal. En vez de avisar de sus malas acciones, de una manera u otra hacemos que nuestro superior vea nuestros fallos y nos eche la bronca a nosotros.
  • Deflexión: Este mecanismo de defensa lo describió muy bien Esopo con la fábula de la Zorra y las uvas. Es decir, ante algo que nos interesa mucho, pero vemos que no podemos alcanzarlo o nos costaría mucho esfuerzo tomamos la actitud de que no es tan interesante o que en realidad no nos hacía tanta ilusión, en vez de admitir que nos da mucha rabia

Hay muchos más mecanismos de defensa, os dejo algo de bibliografía que os puede resultar interesantes para expandir conocimientos:

4 respuestas a «Mecanismos de defensa, ¿qué son?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: