Mary Cover Jones (1896-1987)

Mary Cover Jones fue discípula de J.B. Watson, el padre del conductismo. Quizás solamente con estos datos no tengas muy claro de quién hablamos, pero y si te digo ¿qué se le considera la madre del conductismo?

Esta autora, poco a poco más conocida, pudo dar al movimiento conductista muchísima más credibilidad al poder terminar, más o menos el experimento que le hizo tan famoso a su predecesor.

¿Por qué se le considera la madre del conductismo?

Mary Cover Jones no fue cualquier discípula, fue una alumna extraordinaria que desde el inició demostró tener grandes facultades. Es más fue presidenta del área de Psicología para las mujeres de la APA «American Psychological Association» un puesto muy importante en el mundo de la psicología académica y experimental.

El experimento del pequeño Albert

Watson se hizo mundialmente famoso al demostrar que podía desarrollar fobias diversas a un niño pequeño. Sin embargo, la madre del pequeño Albert nunca le dejó intentar a quitarle dichas fobias, ya que le pareció espantoso el experimento de este autor.

Parece que fue una herida que quedó en su historia y en la del conductismo, hasta que fue su propia discípula pudo sanarla.

El experimento del pequeño Peter

Mary Cover Jones nunca desistió en su empeño de poder demostrar que las herramientas conductistas podían ser útiles tanto para generar como para poder solucionar problemas de diversa índole, en este caso las fobias.

El pequeño Peter tenía un miedo atroz a los perros. Mary vio una oportunidad para poder demostrar lo que no pudo hacer su mentor. Al principio Peter tenía que estar muy lejos del perro, pero la astuta autora le decía que si se acercaba un poquito le daría una golosina, ¿os recuerda a las palomas de Skinner?

Finalmente Peter pudo acariciar al perro con el que trabajo y con otros perros. Es decir, pudo demostrar que las fobias se pueden «poner» y «quitar» de alguna manera.

Es verdad que Mary Cover Jones hizo muchos más aportes a la psicología, pero este fue el que más famosa le hizo y le procuró el título de «madre del conductismo», ya que pudo cerrar el círculo que su mentor no pudo.

Bases para el conductismo operante

Es verdad que esta autora no tenía en mente el refuerzo positivo y toda la teoría desarrollada por el famosísimo Skinner que pudo ampliar los experimentos de Pávlov.

Con este experimento Mary demostró la importancia de poder utilizar algo que nos gusta para poder enfrentarnos a lo que no nos gusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: