¿Tus sentimientos siempre son verdaderos? La duda del siglo 21

Hace tiempo hablamos sobre un manual rompedor con las ideas actuales, Sé tú mismo, un regalazo de NED ediciones, que una de las grandes mentiras de hoy en día es que todos nuestros sentimientos no es verdad. Así si dicho, es muy rompedor, ya que hay mucho charlatán que dice que todo lo que sientes es verdad o esz lo verídico, normalmente pseudociencias.

Hay muchas pruebas de que lo sentimos no se corresponde con la verdad. Las más evidentes son el dolor reflejo y el síndrome del miembro fantasma. António Dámasio ya nos lo demuestra en su magnífica obra. Es decir, podemos estar muy seguros de nuestros sentimientos, pero quizás toda esa seguridad sea falsa.

La primera hace referencia a que nosotros podemos sentir que nos duele el brazo y sin duda así lo sentimos, pero la lesión se encuentre en hombro o en el cuello, solo que el cerebro nos da la señal de dolor en el brazo. Evidentemente con esto no quiero decir que mintamos o que no sepamos localizar el malestar, pero sí que nuestro cuerpo nos puede «engañar».

Otra prueba es el síndrome del dolor fantasma, una dolencia muy común en personas a las que se les ha tenido que practicar una amputación. Estas personas te dicen, en casos con muchísimo detalle, que les duele el pie o incluso que le pica el gemelo, por ejemplo. Estas personas no alucinan y tampoco tienen problemas de depresión o cualquier problema de salud mental.

No solamente la salud es la que nos avisa de que nuestro cuerpo nos engaña, sino que desde la época de Buda ya se habla del Ego, término que han cogido muchísimas corrientes espirituales, eso que nos engaña. Fritz Perls en sus primer libro ya apuntaba maneras y luego en su última etapa hace mucho más hincapié. En esto es en lo que se ha basado Claudio Naranjo, además del cuarto camino. El que mejor explica toda esta etapa de la Gestalt es Pedro de Casso.

Sin embargo, también desde el piscoanálisis también se ha hablado sobre las trampas que nos podemos hacer a nosotros mismos, desde los mecanismos de la defensa hasta el imaginario lacaniano. Incluso cuando el inconsciente habla en los sueños hay estrategia de nuestra psique que nos impide verlo claramente y a la primera. Nuestros sentimientos más ocultos, suelen salir de manera camuflada en el mundo onírico, interesante, ¿no?

Con todo esto te animo a que cuando tú creas que tus sentimientos sean unos u otros o que otra persona ha reaccionado frente a tu comentario de una manera, te plantees a ver si eso que lo sientes tan claramente es verdad o quizás sea un desliz de tu cerebro, puesto que la psicología social ya ha demostrado que la realidad no es una.

Te dejo algo de bibliografía que te pueda interesar:

Nuestra mente nos engaña, desde una perspectiva cognitivo conductual.

Terapia Gestalt: La vía del vacío fértil, de Francisco Peñarrubia. Una guía muy interesante para poder reconocer también como vivimos nuestros sentimientos y con como concuerda estos efectos con nuestra propia historia. 

Manual de Psicoanálisis para Terapeutas: Veinte lecciones introductorias y una brújula translacaniana,  del psicoanalista Javier Arenas

Una respuesta a «¿Tus sentimientos siempre son verdaderos? La duda del siglo 21»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: